Bages

Campos de trigo y viñedos, pueblos de callejones adoquinados y picos de más de mil metros conforman la personalidad del Bages, una comarca repleta de contrastes en el corazón de Cataluña.

La Montaña de Sal es, precisamente, uno de los principales atractivos turísticos de la villa. Fruto de la desecación de un antiguo mar interior, la explotación de este mineral a cielo abierto empezó en el neolítico y no se detuvo hasta que la bajada continuada de los precios de la sal provocó el cierre de las minas en los años noventa.

Durante más de quinientos años, un recinto amurallado protegió las riquezas de Cardona. Pero hoy esta preciosa villa abre, de par en par, las puertas de su centro histórico, considerado Bien Cultural de Interés Nacional desde el año 1992. El castillo de Cardona, una fortaleza que se construyó en el siglo XI para consolidar la frontera con las tierras de Al Ándalus y que tuvo una importancia estratégica fundamental durante la Guerra de Sucesión.

Muy cerca, en Manresa, encontramos el antiguo colegio de San Ignacio, un edificio del siglo XVII que acoge el Museo Comarcal y su imponente colección de arte barroco. No dejes de ir a la cueva de San Ignacio, la calle del Balç y la Seu: al fin y al cabo, esta basílica gótica es el principal monumento de la capital del Bages.

Escuchar al coro de niños cantores entonando la Salve y el Virolai en la Basílica de Montserrat es una experiencia única. Y si quieres disfrutar de las mejores vistas, sube a pie hasta los 1.224 metros de la cumbre de San Jerónimo.

Una comarca repleta de contrastes en el corazón de Cataluña.
COMPARTIR ITINERARIO
Sigue explorando

COORDINADOR: